Grandes que dejaron su huella
en la historia del Basketball



El "tato" jugando para el Mobil Girgi de Italia



Su último libro, "La vereda del destino"

ARCHIVO

 

 


Horacio "Tato" López

Horacio Rodolfo López Usera, más conocido como “Tato” fue sin lugar a dudas el basquetbolista más destacado de los últimos 40 años del básquetbol uruguayo y al decir de muchos, uno de los más grandes jugadores de básquetbol que ha dado nuestro país. Sin duda que se trata de uno de los jugadores uruguayos más completos de todos los tiempos.

Nació el 22 de enero de 1961 en el barrio montevideano de La Blanqueada, barrio en el que vivió su infancia, su adolescencia y buena parte de su juventud.

De la mano del entonces técnico de Bohemios Ruben Bulla, debutó en el primer equipo albimarrón con tan sólo 15 años con gran suceso, lo que lo llevó a estar inmediatamente convocado a la selección mayor.

Elegido como “Revelación deportiva del año” en 1977, entre los años 1978 y 1981 obtuvo becas en EE.UU. en las Universidades de Quincy y Hutchinson, donde obtuvo una formación basquetbolística y académica que le permitieron convertirse en un basquetbolista completo y un profesional de elite.

A su regreso se coronó Campeón Federal con Bohemios en las ediciones 1981, 1983 y 1984, siendo el mejor jugador de esos torneos y con números sorprendentes:

1981: 31,7 puntos y 9,4 rebotes por partido
1982: 32,3 puntos y 9,1 rebotes por partido
1983: 33,2 puntos y 12,6 rebotes por partido

En el mismo periodo obtuvo además un campeonato de Reserva, dos Liguillas y un Torneo de Invierno.

A nivel de selección nacional, en 1981 era el principal referente del grupo que obtuvo el Torneo Sudamericano iniciando un proceso que terminaría en el sexto puesto en los Juegos Olímpicos de 1984. Sin dudas a partir de los Juegos Olímpicos empezó a surgir el mejor Tato, el que parecía no tener más techo que el que él mismo quisiera imponerse.

Goleador Olímpico y ocupando las primeras cuatro posiciones en rebotes y asistencias, pasó a desempeñarse en la liga italiana de la cual también supo ser goleador y mejor jugador aun por encima de grandes estrellas del básquetbol mundial, como su propio compañero Oscar Schmidt, por ejemplo.

Una vez más campeón Federal y de Liguilla en 1987, campeón Sudamericano con Ferro Carril Oeste, campeón Paulista y elegido mejor extranjero de la Liga Brasilera con Ravelli Franca, por donde pasó dejó su marca.

Tato López tenía todo: condiciones técnicas, capacidad atlética, determinación, contracción al trabajo, dribbling, pase, lectura de juego, control de balón, tiro de media y larga distancia, marca, penetración y culminación con ambas manos, goleo, reboteo, habilidad para jugar en las cinco posiciones, etc.

En 1997, en plena vigencia basquetbolística, a los 36 años de edad y promediando 31 puntos por partido, decidió retirarse de la práctica del deporte poniéndole fin a una gran carrera en la que defendió a los equipos de Bohemios, las universidades de Quince y Hutchinson de Estados Unidos, Mobil Girgi de Italia, Ferrocarril Oeste de Argentina, Franca de Brasil, Neptuno, Welcome y Aguada.


Néstor Barrosa

 

 

 


Montevideo, Uruguay - www.basketdigital.com - Todos los derechos reservados